Pasar al contenido principal

Bienvenidos Al Portal Quantec Argentina :: Medicina Cuántica En Argentina ::

 

quantec

Bienvenidos a Quantec y Quantec Med

En este afán de ayudar a paliar el dolor, de brindar a cada uno, lo que cada uno necesita e incorporado en mis atenciones desde hace más de 10 años  la  aparatología   ”Quantec®” con toda la sofisticación y la mejor tecnología alemana.

 

Quantec® puede programarse para acceder a la armonización bioenergética de una persona mientras está durmiendo o trabajando, aunque se encuentre a cientos de kilómetros del aparato, por lo que no es necesario asistir personalmente a la sesión.

 

Los campos de aplicación con Quantec® son ilimitados, en nuestro caso estamos abocados a la sanación física, emocional y espiritual de todas las personas que así lo requieran. Entre otros podemos mencionar: dolores de cabeza, contracturas musculares, reumatismo, artrosis, artritis reumatoide, no es para nada invasivo...no se utiliza ningún tipo de medicamento

 

Cristina Romero

Prof. Memoria Celular MG®

Conductora Cuántica®

Nota Importante: No soy Representante de Quantec, y no comercializo el aparato Quantec.
Si es su interés adquirir el aparato diríjase a la web de Alemania: www.quantec.eu, muchas gracias.

 

 

QUANTEC, BIOCOMUNICACIÓN INSTRUMENTAL

 

La Física Cuántica representa el campo de interconexión entre la energía y la materia y establece las bases para la conexión entre el cuerpo y la mente. Proporciona una sólida base científica a los mecanismos de curación.

 

A  través  de Quantec®, se corrigen desequilibrios que afectan a cada parte del ser humano física, emocional o energéticamente.

quantec1 quantec2

Con Quantec TODAS LAS ENFERMEDADES pueden ser tratadas. Porque en medicina cuántica se estudian LAS CAUSAS que nos provocan un desequilibrio en NUESTRO ORGANISMO tanto sea a nivel físico como en el cuerpo emocional. La curación únicamente es  posible si se solucionan y resuelven las causas y bloqueos existentes.

Un escaneo con Quantec saca a la luz problemas que hasta podemos tener casi olvidados, pero que sin embargo nos perjudican por estar acuñados en nuestra Memoria Celular. Somos un conjunto de un todo y como eso nos trata Quantec. No olvidándose de nada.

 “Nuestro organismo dispone del sistema de alarma más importante: “el dolor”. Tratar el dolor sin trabajar en “su causa real”, es privar al ser humano de una  sanación verdadera.

 

Es importante   que  nuestro Ser experimente la diferencia  hacia una mejor calidad de vida.“

 

 

Estamos convencidos de que estamos trabajando  de la mejor manera y  con el respaldo de  la más avanzada tecnología  alemana. Viendo día a día la mejoría de nuestros pacientes  y clientes  que se acercan, llaman o nos envían un e-mail   para recibir nuestros tratamientos.

Otros campos de aplicación:

Asesoramiento  Empresarial.

Sanación y energización  del agua.

Asesoramiento para un mejor rendimiento físico.

En  la concentración en el estudio.

Agricultura

Sanación en animales y plantas.

Feng Shui  en el hogar. Y más

QUANTEC MED

Siendo un aparato de biorresonancia, lo que se busca es la armonización en todos los órdenes, física, emocional y espiritual de una persona, si bien, alivia el dolor y paulatinamente re-ordenará todas las funciones

Muchísimas... Ya que es un aparato de biorresonancia, entre otras, dolores de cabeza, contracturas musculares, reumatismo, artrosis, artritis reumatoide, etc.. Las respuestas son asombrosas.

 No es para nada invasivo...no utilizamos ningún tipo de medicamentos... No dude en consultar.

Todo lo estructurado o establecido por decreto, pierde su poder y cada vez más la humanidad tiende a considerarse a sí mismo como una fuente de sabiduría a la que hay que tomar más en consideración, y el ser humano se manifestará en toda su plenitud.

Esta es la medicina que se aplicará en los tiempos que se aproximan, si es cierto que gozan de un factor muy positivo: la toma de conciencia con nosotros mismos y el convencimiento que no solo daña aquello que nos entra por la boca sino principalmente y esencialmente, aquello que habita en nuestro corazón.

Para completar el panorama de hacia dónde nos dirigimos, hagamos una breve reflexión sobre el ADN karmico, que es en sí mismo, el objetivo protagonista de la nueva medicina.

 

EL ADN Karmico, protagonista de la nueva medicina.

 

Bien, ahora concretemos: La información genética no solamente es un cúmulo de datos sobre la herencia de rasgos físico, o caracterológicos, sino también tendencias orgánicas, temperamentales y ambientales, así pues, partiremos de la base de ADN karmico como: “la trayectoria genética heredada de una familia, un grupo, raza, o etnia, incluidas en ellas las pautas emocionales, o sociales.

 

Además, hay otra característica importante. Cuando el recién nacido instintivamente desarrolla unos hábitos, el resto del grupo familiar acostumbra a comentar: es tan tragón como su abuelo, tiene la misma expresión de enojo que tenía su tío abuelo, o es tan dormilón como su primo tal, y así el pequeño ser es reconocido como eslabón de una cadena familiar vinculada entre sí por unos rasgos y tendencias comunes, que llamamos karma grupal, y todo eso está reflejado en el ADN.

 

Conocemos familias que tiene una larga tradición de depresivos, y otras en las que cada “x” nacimientos, habrá uno que sufrirá una quiebra económica familiar, o un accidente automovilístico, o familias en los que predominan los apostadores de carreras, e incluso los mujeriegos. Parece que siguiéramos una secuencia en serie que marca la tradición del grupo, y sin la cual a la familia le falta algo…. Hay tradiciones de profesión, de enfermedad, de oficios, de dotes artísticas, de cualidades lingüísticas, deportivas, altruistas o de gustos alimentarios por poner unos ejemplos de los miles que podríamos hallar.

Todas estas similitudes, van mucho más allá de unas condiciones hereditarias meramente físicas, porque trascienden actitudes temperamentales y pautas de conducta que provocan unas condiciones de evolución individual. Si podemos considerar heredadas las aptitudes artísticas de un individuo, también podemos ver que nuestros vicios son material hereditario para nuestra prole.

 

Según la física quántica, nuestro cerebro actúa mediante pautas repetitivas ya sean heredadas genéticamente ya sean originadas en nosotros. Cuantas más veces se repite ese hábito, mas impacto causa en el conjunto genético hasta llegar a provocar un bloqueo, un daño emocional que se refleja en una zona determinada.

Primero estalla la advertencia de que algo está creando un corto circuito en el cuerpo, mediante malestar, insatisfacción, falta de sueño o pequeñas molestias físicas. Si en vez de prestar atención persistimos en la misma conducta, el agujero creado por la actitud mental negativa se expandirá y ahondará, llegando un punto en que la célula será afectada por el estrés que produce en el organismo semejante agresión y la enfermedad habrá estallado en el ser humano. Lamentablemente, solamente desandando el camino podremos devolver el brillo y plenitud original a nuestras células. Y ahí entra la medicina quántica, que mediante la búsqueda e investigación del problema matriz que marco la secuela emocional, purifica el karma del individuo regenerando las células, a través de la comprensión del error y modificación de actitudes.

 

Si podemos considerar que las enfermedades están causadas por bloqueos emocionales; Si la ciencia actual nos asegura que determinadas pautas de conducta acarrean unas secuelas físicas llegando hasta la enfermedad, entonces también entenderemos que las consecuencias karmicas están incorporadas en el mismos ADN, ya que para que una enfermedad se desarrolle y el karma madure se requieren unas actitudes previas temperamentales que disparen los condicionantes de la enfermedad. Y aquí se proyecta el karma no solo individual sino el grupal por herencia genética.

 

Deshacer el nudo

 

Ahora veámoslo desde otro lado, y deshagamos el nudo gordiano. Cada uno de los pensamientos que originaron el nudo emocional que provocó el estancamiento de energía y desencadenó la enfermedad, deberá retroceder en el mismo sentido y por el mismo camino.

 

Así pues, si nuestros actos presentes o pasados provocaron unas consecuencias que en la actualidad pesan sobre nuestro ADN y limitan nuestra vida, cuando nos disponemos a sanar esas actitudes y por consiguiente recuperar la salud, no solo estamos trabajando a favor de nuestro cuerpo y liberándonos del karma sino que además estaremos evolucionando sobre nuestro ADN original en beneficio de nuestras próximas reencarnaciones y de las de nuestros herederos familiares que se encontrarán con una cadena más fuerte y luminosa y disfrutaran de mejores condiciones de vida.

 

La medicina holística o quántica, considera el cuerpo humano como un TODO y por consiguiente en cada una de sus células se encuentra la información del resto del cuerpo en los planos físico emocional y metal, de tal forma que, al sanar el origen del daño se sana al conjunto de la célula y por consiguiente la enfermedad desaparece.

 

La Vibración sanadora

 

Después de todo lo comentado nos resulta fácil comprender el término de terapia vibracional.

Todo, ya sea visible o invisible a los ojos emite una vibración, mas alta cuanto más sutil e intangible, más baja cuanto más densa y material. Un órgano se daña cuando la vibración en la que se ha mantenido el cuerpo que lo aloja, ha bajado su frecuencia a un ritmo mucho más lento; eso hace que la energía no pueda fluir y alimentar correctamente a la zona bloqueada, y se crean estancamientos energéticos que provocan la enfermedad. (Editorial de Cuadernos del Despertar*nº 3 *

¡Por fin! La medicina académica clásica demuestra con miles de estudios doble ciegos la eficacia de la biocomunicación instrumental

(Biocomunicación instrumental = procesos de conciencia guiados por el objetivo)

Aunque parezca que este título es contradictorio, es precisamente la medicina académica la que ha proporcionado una de las mejores pruebas científicas de la existencia de fenómenos bio-comunicativos.

 

Desde hace mucho tiempo, la medicina académica se ocupa sin saberlo de la Biocomunicación en el sentido de la posibilidad de transferir información terapéutica a pacientes, aunque desde el principio ha considerado los efectos biocomunicativos como un factor de interferencia en la búsqueda del medicamento adecuado y, por consiguiente, ha intentado dejarlos fuera del estudio de la mejor forma posible.

 

Cuando al principio se empezó a trabajar para probar el efecto de los medicamentos (intervención), se instaló también un grupo de control al que sólo se administró un placebo para poder valorar mejor el efecto del remedio en el grupo de intervención en relación con el grupo de placebo.

 

Rápidamente se comprobó que el hecho de que los pacientes supieran en qué grupo se encontraba cada uno influía de forma significativa en las estadísticas de resultados.

 

Por ello, después de esto se ocultó a los pacientes si formaban parte del grupo de intervención o del grupo de placebo y se denominó este procedimiento como "estudio simple ciego".

 

No obstante, al evaluar estos estudios a lo largo de los años se comprobó que el hecho de que el médico que administraba el remedio supiera si se trataba del medicamento o del placebo falsificaba los resultados de los estudios simple ciegos de tal manera que se pasó a realizar estudios doble ciegos, es decir, que ahora ni el médico sabía a qué grupo pertenecía el paciente que trataba en ese momento.

 

Actualmente, los estudios doble ciegos son una norma y, en la medicina académica, no se admiten los resultados de un estudio si no se han realizado de acuerdo con esta norma.

 

Pero, ¿qué es lo que excluye el estudio doble ciego? ¿Qué efecto tiene sobre los pacientes el conocimiento del médico acerca de la administración de medicamento o de placebo y, todavía más interesante: cómo tiene lugar?

 

Se supuso que el médico transmitía al paciente sin palabras, es decir, con la mímica, los gestos o con su comportamiento, a qué grupo pertenecía y se realizaron varios estudios en los que el médico era filmado por una cámara durante las conversaciones con los pacientes para descubrir posteriormente indicios de esta suposición. Las evaluaciones no dieron ningún resultado sospechoso y, por tanto, hasta hoy no hay ninguna explicación para este efecto en la medicina académica.

 

Así pues, el conocimiento del médico acerca de la administración del medicamento o del placebo es suficiente como para tener una influencia tan significativa en las estadísticas que debe eliminarse.

 

Pero, ¿qué es este conocimiento sino el espíritu y qué factor sino éste debería tener efecto aquí?

 

Por extraño que parezca, por ahora este descubrimiento no ha provocado que en la medicina académica se refuerce este efecto, sino al contrario, se ha intentado eliminar sea como sea como un factor de interferencia.

 

En los estudios doble ciegos, los placebos son una terapia completamente suficiente en uno de cada tres pacientes. En los estudios simple ciegos, el médico sabe quién recibe el medicamento correcto pero el paciente no.

 

Si sólo este conocimiento y la orientación involuntaria de la conciencia relacionada con él (el propio médico no atribuye ningún efecto a este conocimiento y, por tanto, no lo aplica expresamente) son suficientes para curar a uno de cada tres pacientes, ¿cuántos podrían curarse si se reforzara el efecto de estos procesos a conciencia? Esto es precisamente lo que hace la biocomunicación instrumental: refuerza los alivios o incluso las curaciones que pueden conseguirse con la administración de placebos utilizando un instrumento diseñado expresamente para esto. Hay otra terapia en la que también puede demostrarse que la conciencia guiada por el objetivo tiene un efecto:

Biocomunicación en la kinesiología

 

En la kinesiología se trabaja muy selectivamente con la biocomunicación. Cuando se comprobó que a veces el paciente puede influir en el test muscular (p. ej. para poder seguir comiendo chocolate después del test de alergia kinesiológica) se pasó a que el kinesiólogo sólo pensara lo que estaba probando sin decírselo al paciente. En la práctica este método funciona muy bien y de nuevo se plantea la cuestión de cómo los pensamientos del terapeuta pueden fortalecer o debilitar el músculo del paciente y, de nuevo, el factor que queda después de excluir todas las demás posibilidades es el espíritu humano.

En la práctica

En mi consulta utilizo estos procesos de conciencia guiados por el objetivo con mucho éxito. Y cuando alguien me dice que QUANTEC no es científico sonrío por dentro, pienso en los estudios doble ciegos y en un dicho siempre vigente: quien cura tiene razón. Peter von Buengner

¿Te suena la Física Cuántica a complejidad matemática o a una diversión abstracta que tienen los físicos? Quizás pienses que la física cuántica al no ser palpable no tiene demasiado efecto en la vida cotidiana… en realidad esta física, como cualquier otra, complementa el panorama de las leyes del Universo y todas tienen importancia relativa según el contexto.

 

La Física Cuántica estudia y explica los fenómenos que ocurren en el mundo atómico y subatómico, o sea, en el dominio de los átomos, de sus núcleos y de las partículas elementales. Por lo tanto, la física cuántica tiene su mayor influencia en el rango de las distancias atómicas (a partir de 10-10 metros), y en comparación con la familiar física newtoniana que abarca las escalas mayores, las dos predicen el comportamiento de la materia.

 

Mientras que la Física de Newton es capaz de calcular la órbita de los planetas y las transformaciones de energía de objetos en movimiento, por su parte la Física Cuántica específica, por ejemplo, de qué manera los electrones envuelven el núcleo atómico.

 

Visto de esta forma tampoco parece que la física cuántica tenga demasiado efecto en el mundo macroscópico hasta que recordamos que toda la materia no es más que un “puñado” de átomos y partículas subatómicas. Una pequeña manifestación a nivel atómico puede producir p. ej. la levitación magnética en los modernos trenes MAGLEV (foto de arriba) la cual es apreciable a simple ojo.

 

Dejando de banda sus importantes aplicaciones (láser, células fotoeléctricas, resonancia magnética, condensación Bose-Einstein, superfluidez, superconductividad, semiconductores…) la física cuántica destaca por el hecho de que algunos de sus principios desafían la lógica y nuestra intuición.

 

Que un fotón se pueda comportar como onda o corpúsculo (dualidad onda-partícula), que no se pueda saber con exactitud la velocidad y posición de una partícula (principio de incertidumbre) o que un electrón pueda traspasar una barrera eléctrica aparentemente infranqueable (efecto tunneling) son propias de un mundo que no responde a lo convencional.

 

Complementariamente, también se sabe que la Física Cuántica es un pilar clave en el puente que une materia y conciencia, estableciendo una nueva dimensión de conocimiento del cuerpo y de la mente. El ser humano es un complejo cuántico que se rige por un patrón de onda. El campo biofotónico, característico de todos los seres vivos, se entiende en términos de la Física Cuántica.

 

Además, la Teoría Cuántica guarda relación con la Relatividad, la Física de partículas y otras como la teoría de cuerdas, jugando un papel importante en la interpretación del inicio del Universo, de las singularidades de los agujeros negros y de las posibles conexiones con las energías sutiles y la materia oscura.

 

Así pues, el mundo cuántico puede ser la gota que colme el vaso de un nuevo paradigma, una nueva forma de entender el mundo; existen múltiples posibilidades de manifestación, donde el hombre es partícipe del mundo cuántico y donde existe la posibilidad de influencias instantáneas de un lugar a otro del espacio.

 

 

Niels Bohr “Cualquiera que no se impacte con la teoría cuántica es que no la ha entendido.” Teresa Versyp.